Una Tumba Muy Especial para Steve que Era Amante de BMW

Ser fanático de BMW es algo que no sorprende a nadie, es una cosa que llevas en el alma aunque trabajes de ingeniero en Ford. Y a Steve Marsh su esposa y dos hijos quisieron recordarlo de la mejor manera posible ahora que murió y por eso es que encargaron una tumba especial: está hecha en forma de un convertible M3 y tuvo que ser encargada a China ya que fue realizada toda de una pieza. Pesa 1 tonelada y se vino en barco desde allá y se necesitó una grua y 20 operarios para instalarla ya que es de tamaño natural. Marsh es un hombre feliz ahora que murió de un problema del corazón a los 51 años, ya que su viuda se gastó £50,000 (> $900,00.00) en su tumba en Manor Park cemetery en East London y a ti y a mi cuando mucho nos llevarán flores (poquitas) p’al dia de muertos.

Deja un comentario