Muy cerca el pavimento verde

Y es que ya está en pruebas en Holanda un desarrollo de la Universidad de Twente en el que al concreto hidráulico se le ha adicionado un aditivo a base de Dióxido de Titanio que es fotosensible y que ayudado por la luz del sol atraparía las moléculas de Oxido de Nitrógeno que salen por el escape de los automóviles que circulan por ellos. De momento se está haciendo un estudio en el pueblo de Hengelo donde la mitad del camino se ha realizado con éste tipo de material y la otra mitad con concreto normal y están midiendo la contaminación a ambos lados del camino para saber si realmente hay algún efecto medible. Los resultados se tendrán el verano entrante.

Deja un comentario