La ciencia apoya los autos deportivos

Por fin la ciencia nos apoya ya que una empresa aseguradora de Inglaterra que solamente atiende el segmento alto comisionó a que se realizara la valoración de la respuesta que 40 hombres y mujeres tenían al sonido del motor de diferentes automóviles midiendo el nivel de testosterona en la saliva después de escuchar al motor acelerar. Mas testosterona en hombres y mujeres implica que están listos para la acción sexual, menos pues lo contrario. Después de oir al Maserati ninguna mujer lo pudo resistir y se llenaron de Testosterona “hasta las orejas” lo mismo con los hombres y el Lamborghini.  ¿Que pasó cuando les pusieron el sonido del VW Polo? Nada, absolutamente nada. Y luego se pregunta ¿porqué gastamos tanto los que traemos autos importados europeos? Cuestión de querer impresionar a Cenicienta. ¿Quiere oir al Polo?

Deja un comentario