¿Está Lista tu Cartera para Adquirir un Vehículo?

Por Viridiana Mendoza Escamilla en CNNExpansion

Una vez que te sientes seguro en tu puesto de trabajo es común pensar que el siguiente paso es comprar un auto, sin embargo, adquirir tu primer automóvil es una decisión que debes examinar desde varios ángulos.

En México se venden más de 2,000 autos diariamente, según cifras de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA). La oferta del mercado es muy amplia y puedes encontrar un vehículo que se ajuste a tus posibilidades y necesidades.

Para dar este paso, asegúrate de evaluar varios esquemas de pago y las características de los vehículos, además de considerar los costos adicionales. Toma nota de los principales factores que implica esta compra para que tu cartera no sea víctima fatal de un ‘choque’ a tus finanzas.

1. Evalúa necesidades y deseos: Quizá requieres un auto para llegar a tiempo a trabajar o para cumplir con compromisos de tu trabajo; sin embargo, la compra de un auto también obedece en gran parte al deseo por el vehículo, cuida que la elección del modelo no dañe tu presupuesto.

“Quizá por la necesidad de un auto decidiste destinar cierto presupuesto, pero por el deseo decides inclinarte por un modelo no muy austero que luce muy bien. El problema es que te inclines por un modelo con un valor superior aún cuando no lo puedes pagar de manera cómoda, ese puede ser un problema de muy largo plazo”, señala Verónica Porte Petit, directora operativa de Educación Financiera de Banamex.

2. Un auto no es una inversión: Los autos nuevos sufren una depreciación al momento de conducirlos por primera vez, la Asociación Nacional de Comerciantes en Automóviles y Camiones Nuevos y Usados (ANCA) estima que la baja en el precio puede ser de 35% a partir de que sale de la agencia. Considera que a diferencia de otros bienes como una casa o departamento, los autos no suben de valor con el paso del tiempo.

3. No tomes los créditos a la ligera: Es probable que al ver el precio de tu auto hagas una división rápida y las mensualidades parezcan fáciles de pagar, sin embargo, antes de firmar una solicitud asegúrate de conocer el costo total del crédito y los plazos para pagar.

Considera que si pagas un vehículo a 48 meses las mensualidades podrían ser bajas pero luego de cuatro años seguirás pagando un vehículo que valdrá mucho menos de lo que tú desembolsarás al final del crédito.

4. Haz una lista de gastos adicionales: Gasolina, estacionamientos, mantenimiento y refacciones, son gastos inherentes a los automóviles que pueden pasar desapercibidos, antes de tener tu primer auto asegúrate que aún después del pago de tu mensualidad habrá un margen para cumplir con estas obligaciones.

5. Ojo con tu seguro: De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), sólo 26% del total de autos en México está asegurado, y del total de vehículos que cuentan con una cobertura 3 de cada 10 reporta al menos un choque al año. Antes de contratar tu póliza compara los costos y beneficios que te ofrece.

“Andar por la calle sin seguro es un riesgo para ti como conductor y para los peatones; sin embargo, también lo es para tu cartera porque si sufres un percance y no tienes seguro hay muy altas probabilidades de que adquieras una deuda”, señala Xavier de Bellefon, director general y presidente de Axa México.

Deja un comentario