Escuela de Vendedores de Automóviles en Argentina

La producción de automóviles en Argentina en 2010 batió un récord histórico con más de 716,000 unidades, y para este año se prevé una producción aún mayor.

Según la Asociación de Fábricas de Automotores de Argentina (Adefa), en los primeros seis meses de 2011 salió de las factorías un 27% más de autos que durante el mismo período del año anterior.

Este boom de la industria automotriz es una de las principales razones del crecimiento económico de Argentina, la tercera que más creció en el mundo en 2010, detrás de China e India.

Pero también ha creado un insólito problema para los concesionarios de autos: no tienen suficientes empleados capacitados para vender tantos vehículos.

Un vocero de Adefa le dijo a BBC Mundo que en el primer semestre de 2011 los concesionarios recibieron 100,000 unidades más que el año anterior.

Con tantos productos para vender, los empresarios del sector -agrupados en la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara)- decidieron tomar el toro por las astas y crearon su propia Escuela de Vendedores de Automotores, para suplir la falta de personal especializado.

‘Un buen vendedor de autos se forma con un poco de estudio y mucha experiencia. Como no tenemos tiempo para que más personas adquieran esta experiencia, ofrecemos un curso que busca preparar sobre todo a los más jóvenes’, señaló Alejandro Altilio, director de la escuela.

Aval universitario
A partir de mediados de septiembre, Acara brindará su curso en una de las instituciones educativas más reconocidas del país, la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

La UNLP, a través de su Programa de Oportunidades Laborales, abrió la convocatoria a personas de entre 23 y 35 años, que podrán asistir de forma gratuita al programa de capacitación que será brindado por los expertos de Acara.

Unas 50 a 80 personas serán seleccionadas para tomar el curso, que durará un mes, y después tendrán salida laboral garantizada.

Es la primera vez que una universidad acuerda formar a vendedores de autos. El director de Vinculación con el Graduado Universitario de la UNLP, Ignacio Ignisci, resaltó la importancia de la escuela como ‘una herramienta para fortalecer la inserción y capacitación laboral de toda la comunidad’.

Acara -que en abril brindó su primer curso desde su sede en Buenos Aires- informó que está finalizando un acuerdo con una universidad en la provincia de Córdoba para extender la Escuela hasta allí.

‘Cada vez que abrimos una convocatoria recibimos más de 2,800 inscripciones’, señaló Altilio.

Una opción para los más jóvenes
Para el experto de la industria automotriz, el alto número de postulantes se debe a las particulares ventajas que ofrece la venta de autos, en especial para los más jóvenes.

‘Normalmente para conseguir un primer empleo uno debe venir de un buen colegio o hablar inglés. La venta de autos requiere de otras habilidades y ofrece una alternativa a muchos jóvenes’, aseguró el director de la escuela.

Otro beneficio enumerado por Altilio es la remuneración: mientras que muchos empleados cobran cerca de US$715 en su primer trabajo, un vendedor de autos gana el doble, gracias a la comisión que recibe por cada venta.

La consultora económica Ecolatina prevé que la producción de autos en Argentina seguirá en alza en 2011 y batirá un nuevo récord de 800,000 unidades.

Ante este pronóstico, es probable que la Escuela de Vendedores de Automotores siga sumando adeptos y formando a las nuevas generaciones nacidas de este boom.

Deja un comentario