Enroque en la Directiva de Nissan América

carlos-ghosn-reintroduces-datsun
Un jefe corporativo que no es conocido por su complacencia o paciencia, Carlos Ghosn, ha reorganizado la alta dirección de la automotriz japonesa Nissan Motor, ascendiendo a un exingeniero nuclear español para dirigir sus operaciones en América del Norte.

Un agresivo ejecutivo de ventas de 48 años que había estado dirigiendo operaciones en el hemisferio occidental, José Muñoz, reemplazará a Colin Dodge, quien se dedicará a “proyectos especiales”. Ghosn también fungirá como presidente ejecutivo de Renault SA, la automotriz francesa y aliada de Nissan.

A principios de esta semana, Ghosn siguió al nombramiento de Muñoz con la designación de un nuevo jefe para AvtoVAZ, el fabricante de automóviles ruso controlado por la alianza Nissan-Renault. Analistas de renta variable han cuestionado si las proyecciones de Ghosn sobre las crecientes ventas en mercados emergentes, como Rusia, son realistas.

En una conferencia de prensa para anunciar los resultados financieros del tercer trimestre de Nissan, Ghosn criticó la “debilidad operativa” en toda la compañía. Aunque los ingresos netos de la automotriz subieron 2% por un aumento de 16% en los ingresos, el beneficio operativo cayó 28% en América del Norte y cambió a pérdidas desde ganancias previas en Europa.

Los tres objetivos de Muñoz, dijo Ghosn, serán elevar la participación de mercado, los ingresos y la satisfacción del cliente. El español, que tiene un doctorado en ingeniería nuclear, así como un MBA, y que anteriormente trabajó para Toyota en Europa, fue ascendido a vicepresidente senior a cargo de las ventas hace solo siete meses. Anteriormente, fue responsable de las operaciones de Nissan en México, donde la firma es líder con 25% del mercado.

Mientras tanto, Ghosn designó al alguna vez jefe de compras de General Motors, Bo Andersson, un sueco, a la presidencia de la automotriz rusa AvtoVAZ; siendo el primer no ruso en dirigir la compañía. El objetivo de Andersson será captar un 40% del mercado ruso entre las operaciones combinadas de AvtoVAZ, Renault y Nissan.

América

Ghosn dijo -tal vez con optimismo- que “las inversiones en Rusia y específicamente en AvtoVAZ serán un importante aporte al crecimiento mundial general de la alianza”. Él se refería al creciente círculo de socios de Nissan-Renault, que ahora incluye al fabricante de autos alemán Daimler y al productor japonés Mitsubishi.

Muñoz ha atribuido su éxito en México a un mayor contacto y comunicación con los distribuidores, un patrón que estaba en proceso de repetir en Estados Unidos. Los concesionarios de Nissan e Infiniti han reportado que ha estado muy activo e involucrado en su comercialización. Ha estado aumentando la presión sobre los concesionarios estadounidenses para aumentar la participación en sus respectivos mercados, y con ello ayudar a Nissan a alcanzar el 10% del mercado estadounidense, desde su actual 8%. Cada punto de participación en el mercado actual de Estados Unidos representa entre 150,000 y 200,000 vehículos.

Nissan enfrenta retiros de productos en América del Norte y otros lugares, los cuales podrían erosionar sus ganancias. En septiembre, la compañía retiró más de 900,000 vehículos a nivel mundial para arreglar un sensor de acelerador defectuoso. Y el mes pasado, la automotriz retiró más de 188,000 camionetas en Estados Unidos, debido a un problema con los frenos antibloqueo. Las siempre variables transmisiones de Nissan hechas por Jatco, un proveedor japonés, han sido vulnerables a los retiros, dijo Ghosn.

Los últimos movimientos de personal -y la diversidad de orígenes nacionales de los propios ejecutivos- muestran la significativa amplitud de las ambiciones de la alianza franco-japonesa. Estos suecos, japoneses, franceses y brasileños tendrán que redoblar esfuerzos para que la alianza cumpla sus objetivos.

Si lo hacen, está bien. Si no es así, Ghosn no es del tipo que dudará antes de rebuscar entre sus archivos de personal ejecutivo otra vez.
via CNNEXpansion

Deja un comentario