Alumnos del IPN Crean un Deportivo

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) construyeron de manera artesanal un auto deportivo, que puede alcanzar los 100 kilómetros por hora en sólo 3.5 segundos.

Se trata del Maya Concept Zero, un monoplaza construido con lámina, cuyo peso es de 600 kilos y cuenta con un motor de 143 caballos de fuerza –4 cilindros de 2.2 litros– que alcanza los 100 kilómetros por hora en 3.5 segundos, tiempo similar al de un superdeportivo italiano.

Sin combustible especial, ni llantas de carreras, al Maya Concept Zero se le puede catalogar dentro de los autos denominados deportivos ligeros.

Los creadores del automóvil son el diseñador automotriz Eduardo Olivares, y fue construido por Sandino Sandoval Sánchez, estudiante de Ingeniería Mecánica con especialidad en Diseño Mecánico, de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Culhuacán, y Daniel Cázares Soto, alumno de Ingeniería en Mecatrónica de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Tecnologías Avanzadas (UPIITA) del IPN.

Sandino Sandoval señala que el diseño del vehículo tiene una fuerte influencia prehispánica, especialmente de las culturas maya y azteca. “La parte de enfrente del auto está inspirada en las líneas principales que conforman el casco del Guerrero Águila Azteca”, añade.

Además, dijo que su estructura asemeja las formas características de las pirámides mayas y aztecas, mientras que la parte trasera simboliza las alas de un águila emprendiendo el vuelo.

Explica que se piensa colocar en asientos, desde la cabecera hasta los reposabrazos, un diseño que asemeje el penacho de Moctezuma, y los faros serían de color ámbar como simbolismo de una piedra preciosa de la época prehispánica.

EL AUTO. El Maya Concept Zero se construyó con altos estándares de calidad y un gran respaldo en cuanto a las cualidades mecánicas, electrónicas y mecatrónicas, pero será una pieza artesanal de edición limitada cuya venta estará dirigida a un público específico, señala Daniel Cázares Soto.

Aunque el prototipo modelo 00/20 es monoplaza, los jóvenes politécnicos trabajan en la plataforma mecánica para ampliarlo a biplaza y con el tamaño de un deportivo europeo. La marca y diseño del auto ya cuenta con una patente.

Explica que el auto se presentó en el Corona Rally México 2011, realizado en el Polyforum León, en Guanajuato, a principios del mes de marzo de este año.

“Es una competencia internacional organizada anualmente por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), en donde pilotos de 186 países compiten por los campeonatos de Pilotos y de Constructores o Fabricantes; se trata de una plataforma automotriz muy importante a nivel internacional”, comentó Cázarez Soto.

Sobre el funcionamiento del auto, señaló que el sistema de enfriamiento del motor se basa en un control inteligente de apertura y cierre de branquias, las cuales se encuentran en los laterales del auto.

Para sortear baches y topes se colocará en el automóvil un sistema para que el usuario pueda subir o bajar al gusto sin que la suspensión se atore, porque al ser deportivo cuenta con una suspensión muy baja.

Otras cualidades que tendrá el vehículo será la tecnología táctil, la reducción de emisiones contaminantes por el uso de luces de estado sólido (led), la apertura de puertas automáticas, el sistema de seguridad que será mediante huella digital y el display de velocidad que, en lugar de agujas, se iluminará conforme vaya aumentando la velocidad, de un blanco hasta el rojo.

Los futuros ingenieros politécnicos trabajan un proyecto para el Gobierno del Distrito Federal mediante el cual fabricarán autos de bajo costo que utilicen biocombustible, así como piezas totalmente elaboradas en la capital mexicana con la finalidad de conformar cadenas de valor, es decir, que como empresa automotriz contrate diversos proveedores para fomentar la economía capitalina.

Deja un comentario