A la Cárcel por Comprar un Automóvil Usado


Sergio Alejandro Torres y Julio César Moreno fueron consignados por narcotráfico en Sinaloa, el problema es que no son culpables. Su error: haber comprado una Toyota Sienna 2004 importada usada en una subasta.
La historia es ésta: Sergio Alejandro y Julio César son estudiantes de preparatoria del Tec Milenio de Guadalajara. El papá de Sergio adquirió la camioneta en febrero de 2012 en una subasta de vehículos asegurados o embargados por autoridades norteamericanas por 3 mil 900 dólares. En junio ya tenía placas; en noviembre se la prestaron a Sergio Alejandro.

Los jóvenes decidieron viajar a un certamen deportivo de Guadalajara a Mazatlán en la Sienna porque no pudieron viajar en el autobús de la escuela. A la altura de Escuinapa, Sinaloa, 60 kilómetros antes de Mazatlán, un retén policial revisaba los vehículos. El autobús de la escuela pasó y se siguió; a la Sienna le hallaron un paquete con un kilogramo de cocaína en el tablero, tras los controles del aire acondicionado.

Los jóvenes tapatíos fueron detenidos y consignados por narcotráfico y permanecen presos en una cárcel de Mazatlán pese a que las autoridades del país vecino ya enviaron las pruebas de la inocencia de los adolescentes. Los jóvenes llevan cerca de nueve meses detenidos y a pesar de que Estados Unidos reconoció su error, la autoridad en Sinaloa no ha dado atisbos de cerrar el caso a su favor.

Hasta ahora, incluso en las redes sociales, se han tomado medidas como la creación de una página de Facebook llamada “Por un error de USA”, mientras que el gobierno de Jalisco, a comparación de Sinaloa, se ha mostrado interesado en la defensa del proceso, pero no ha logrado influir en su liberación.

Pero puede que pasen al menos ocho meses más en prisión puesto que un representante de la PGR (quien por cierto está de vacaciones) está solicitando un informe de química al Consulado Americano, en McAllen, Texas, sobre el narcótico asegurado el 4 de octubre del 2011. Además que se emita un informe sobre el equipo, marca y modelo utilizado para determinar los resultados de la pureza de la droga y que se especifique la calibración utilizada en aquel entonces.

Esa es una historia de muchas que existen, el problema de los autos usados importados es más grave de lo que creemos. No sólo son sumamente inseguros, como ya te hemos contado en otras notas, además contaminan, perjudican el comercio de autos nacionales y ahora esto. ¿Vale la pena comprar una Sienna por 3 mil 900 dólares por la libertad? Yo creo que no vale la pena “ahorrar” dinero y arriesgarse de esta manera ya que hasta la vida se puede perder en el intento.

Deja un comentario