5 Razones por las que Caen las Ventas de Automóviles Nuevos en México en el 2017

El furor por estrenar coche en México ya no es el mismo. Las ventas de autos nuevos acumulan una caída de 2.8% en lo que va del año, después de haber logrado grandes subidas en los últimos años. Las automotrices ya ajustaron su pronóstico para este año a entre 1.52 y 1.55 millones de unidades, unas 100,000 unidades menos que en 2016.

Tanto los analistas como los empresarios esperaban que la tendencia de crecimiento registrada tras la crisis económica de 2009 continuara hasta llegar a 2 millones de unidades en 2020. Pero los diversos acontecimientos políticos y económicos cambiaron el panorama.

El año inició con incrementos en los precios de la gasolina en México; con una nueva administración en Washington, que en el país generó incertidumbre por la renegociación del TLCAN; y con volatilidad cambiaria, inflación e incrementos en las tasas de interés. La situación no mejoró conforme avanzó 2017.

Los directivos de las marcas y los analistas atribuyen este frenazo en las ventas de autos a los siguientes factores:

1. Estabilización del mercado
Después de la crisis de 2009, las ventas crecieron constantemente. En 2015 y 2016, ese crecimiento fue muy grande: hubo meses donde se vendió hasta 20% más en comparación al mismo mes del año previo.

“Pero no puedes mantener este crecimiento por siempre. Nosotros creemos que, más que una caída, el mercado entró a una fase de estabilización” destacó Edgar Estrada, director general de SEAT México.

2. Incertidumbre en los Consumidores
Por otro lado, los consumidores no tienen el mismo ánimo de compra que tenían el año pasado, Según el índice de Confianza del Consumidor, elaborado por el Banco de México e Inegi, la percepción entre los ciudadanos es que su situación económica actual es peor que la que tenían hace 12 meses.

Por ello, de acuerdo con el documento, los consumidores mexicanos estiman que sus posibilidades para efectuar compras de bienes durables, como muebles, televisor, lavadora y autos, son menores comparado a las de 2016.

3. Incremento en los precios de los autos
La depreciación del peso frente al dólar encareció las importaciones de vehículos y de autopartes. Resultado de esto, las automotrices incrementaron los precios de los vehículos entre 4% y 6%.

4. Mayores tasas de interés
Las financieras de las marcas automotrices, y en general todas las instituciones bancarias, tuvieron que ajustar sus tasas, luego de que la tasa de interés interbancaria de equilibrio (TIIE) pasara de 4% a 7% en lo que va del año.

Actualmente, un crédito automotriz tiene una tasa promedio de 14%, dos puntos porcentuales más alta que en 2015. Esto es especialmente crítico es un mercado como México, donde el 70% de los autos se venden a través de créditos, principalmente otorgados por las financieras de las marcas.

5. Dinámica de renovación
Entre 2015 y 2016 se vendieron casi 3 millones de vehículos nuevos en México. Son modelos que aún no son susceptibles de ser renovados, ya que el tiempo mínimo que los consumidores se quedan con sus vehículos antes de cambiarlos es de tres años.

Este tiempo incluso puede ser mayor para aquellos modelos que fueron vendidos mediante un crédito de 60 o 72 meses, dijo Jorge Ramírez, gerente nacional de Finanzas y Seguros de KIA Motors México.

via CNNExpansión

Deja un comentario